26 marzo 2017

Trilhos de Castro Marim


En Casinhas
Aunque nuestra intención era viajar hasta Paymogo para reconocer la parte final de la SRP 100, como las previsiones meteorológicas eran 100% lluvia durante buena parte de la mañana, finalmente decidimos no ir tan lejos y nos dirigimos hacia el Oeste, en busca de Castro Marim, para seguir el recorrido largo de la prueba Trilhos de Castro Marim 2017. Poco después de las 9:00 empezamos a pedalear y a seguir el track que llevábamos en los gps, aunque el mío se rebeló y no respondió hasta pasados los primeros 5 kilómetros de la ruta. Según los datos recopilados nuestro recorrido final se fue por encima de los 50 km y sumamos más de 1.000 m en ascenso, lo que nos llevó más de cuatro horas de pedaleo. El campo estaba muy bonito, verde y florido, los senderos y caminos perfectos y, además, le debíamos una visita a los trilhos de Castro Marim desde que en febrero pasado no acudimos a la prueba a causa del mal tiempo, y la jugada nos salió bien. Fue una buena experiencia rodar por aquel territorio tan ondulado, subiendo y bajando mil metros, para sacar algunas conclusiones de cara nuestro reto de la SRP 100. Por ejemplo que no debemos dejar pasar mucho tiempo sin beber o comer, porque aparecerá el cansancio y la flojera.





Corregidos algunos desvíos del trayecto y aprendiendo navegación poco a poco, con la ayuda de AA, seguía el recorrido que nos llevó a pasar por las localidades de Botelhas, Casinhas, Castelhanos, rodar cerca de la Riberia de Beliche antes de subir a Azinhal, cuando el cielo se oscureció y tuvimos el tiempo justo para llegar a la pastelaria A Prova y tomar unos cafés y unos pasteles a cubierto de la lluvia. Salimos cuando escampó y retomamos la ruta hacia Piçarral, con el agua bajando por los carriles y también con la parte de mayores desniveles hasta que llegamos a la pequeña aldea de Sentinela. Allí paramos porque comenzaba a lloviznar y porque AA quería reponer agua. En las fuentes que allí hay se indica que el agua no está analizada y unos vecinos comentaban que era de pozo y de no muy buen sabor. Ellos decían que  bebían agua de garrafa. Por tanto, nada de repostar. A esas alturas del día JA estaba cansado y dejó los caminos para volver por carretera a Castro Marim. 



AA y yo continuamos por el track, en principio por terreno favorable, pasando por el Barragem de Beliche y después de rodar por un buen tramo de asfalto, entramos de nuevo en el campo y superar otra parte de continuas subidas, azotadas por un fuerte viento W, que trajo nubes de lluvia hacia nosotros. Esta vez escapamos por poco metiéndonos en un paso bajo la carretera IC27.




Buena comida en  el Supermercado CORVO (Castro Marim) por poc más de 27 €
¡Bonísima sopa de alho frances (puerro)!

Nuevos puños ON*ONE para la Cannondale F·29

2 comentarios:

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

A disfrutarlo. Dais recuerdos a esos senderos de parte de la delegación norte :-)

Algarvío dijo...

Hombre norteño, en la pastelaria recordé que hace un año andábamos por allí en la última etapa de nuestro periplo por al Via Algarviana