02 julio 2018

Entrenamiento para brevet

Muy madrugadores, a las 7 de la mañana, Antonio y yo nos encontrábamos para una ruta de entrenamiento de cara a nuestra participación en la Sudoeste 200, brevet programada para el 6 de octubre por el grupo Ranndoneurs Portugal.
Las brevets son ciclo-excursiones. Etapas de gran fondo (mínimo 200 km), no competitivas, que se realizan en carreteras abiertas al tráfico, en el que el recorrido establecido debe de completarse en un tiempo máximo prefijado.
Con las primeras luces del día



Por la carretera del canal del Piedras
Antonio había elegido el recorrido, una primera parte que transcurriría por la carretera de servicio del Canal del Piedras desde Aljaraque hasta la base de la Presa. Serán bastantes kilómetros por asfalto, salvo los dos cortos tramos de caminos de tierra, en las zonas donde el canal discurre por túneles.
Tramo de camino de enlace por el canal
Tras llegar al Embalse del Piedras, tomamos el camino en dirección a San Silvestre de Guzmán, del que nos separaban unos diez km. En el Bar Macarro desayunaremos muy bien y en poco tiempo. Los pocos más de 13 km  hasta Villanueva de los Castillejos se recorren sin dificultad reseñable por el arcén de la A-499, que es ruta muy concurrida por ciclistas.

Por allí, Antonio me participa una idea: unas jornadas ciclistas sobre ultradistancia y cicloturismo. Y me dice hasta los nombres de los ponentes, que podrían ser: Javier Iriberri, Santy Mozos, Julen Iturbe, Lucas Arcos, Fran Cortés.
Como idea parece muy interesante y le digo que para hacerla realidad será necesario, además de desarrollarla y plasmarla en un plan y un calendario, conseguir apoyo y financiación de alguna administración, algo a lo que Antonio suele ser reticente. ¿Pero de que manera se podría hacer si no contamos con presupuesto e instalaciones?



A-499, llegando a Villanueva de los Castillejos
En V. Castillejos una corta parada en Bar Andalucía para recargar agua. Cuando dejamos atrás la Planta de Cítricos (Don Simón) no faltaba mucho para llegar al tramo de camino de tierra, bastante pedregoso, sería la parte más incomodad de la ruta, aunque en el sentido en que lo hicimos es favorable por ser  descendente hacia la Rivera del Muleto. Por allí nos cruzamos con un grupo de gente en BTT. Cuando llegamos al cruce de caminos seguimos por el indicado hacia Malatao, rodamos a buen ritmo hasta que paramos en el área recreativa al Arroyo de Tariquejo, colindante con la carretera del Embalse del Piedras, para comer y descansar cinco minutos.

Pinar del Campo Común de Arriba (Cartaya)


A partir de esa parada tenemos por delante la vuelta a casa repitiendo recorrido por la carretera del Canal. En esos últimos kilómetros la Felt de Antonio emitía unos "quejidos sospechosos" que no acertábamos a focalizar ¿tal vez de la dirección/horquilla? Será necesario una revisión para localizar el origen de esos molestos ruidos.

Para el recuerdo la frase del día "Los guantes esta sobrevalorados" (Antonio Abellán)

La ruta en Garmin Connect


20 junio 2018

Regreso de Alte

Para el día de vuelta cambiamos los planes previstos eliminando del recorrido las dos principales subidas. En primer lugar decidimos no subir el Alto do Malhão, porque eso, además de un esfuerzo extra nos llevaría un tiempo precioso que era mejor guardar para el resto de la jornada, que se preveía larga y calurosa. Además, aunque fuimos los primeros en desayunar en el hotel, comenzamos a pedalear ya avanzada la mañana. Se trata de un error que debemos corregir en el futuro. Al pasar por Benafim compramos agua fría en un super, a partir de allí nuestra marcha ya fue continua. Más adelante, por una carretera muy chula, llegamos a Nave do Barão donde paramos para tomar café. 
  

Oración del árbol
Tu que pasas y levantas tu brazo hacia mi
antes que me hagas mal mírame bien.
Yo soy el calor de tu casa en las noches frías de invierno
yo soy la sombra amiga que encontrarás
cuando caminas bajo el sol de agosto
y mis frutos son la frescura apetitosa que
mata la sed en los caminos.
Soy la viga amiga de tu casa el tablero
de tu mesa, la cama en la que descansas
y el madero de tu barco.
Yo soy el cabo de tu azada, la puerta de
tu morada, la madera de tu cuna y el
amparo de tu féretro.
Soy el pan de la bondad y la flor de la belleza.
Tu que pasas mírame bien y no me
hagas mal.
Veiga Simões

Acabando la carretera de Nave do Barão
De mutuo acuerdo nos ahorramos la subida a Querença, porque quedando aún un largo trecho para la meta cualquier ventaja era bienvenida. En este segundo día del viaje, quizás porque ser el de vuelta y por transcurrir por  terrenos ya conocidos, el interés se centraba en rodar rápido, sin demorarnos mucho.

Atravesando el Barrocal algarvio camino a São Brás de Alportel hice una foto a un DATSUN (marca mítica por sus participaciones en el Rally Safari). En su cabina viajaban un hombre y una mujer de avanzada edad, transportando un largo haz de cañas que ocupaba parte del habitáculo y toda la trasera del pick-up.


En las cercanías de Sao Brás de Alportel tuvimos un pequeño despiste, que significó algunos km extras para mi, cuando Antonio, que se guiaba por un track giró en una glorieta en dirección a Moncarapacho. Yo no me percaté y la dejé a un lado. Menos mal que llamó al móvil indicándome su ubicación. Cuando nos juntamos seguimos la marcha en dirección SE y un poco más adelante decidimos dejar para otra ocasión la subida al Monte Figo o Cerro S. Miguel, optando por una carretera que no conocíamos, siendo esta una ruta descendente y rápida hacia Moncarapacho, donde paramos para comer y repostar agua en Padaria da Vila.

Padaria da Vila, en Moncarapacho
En la carretera de Moncarapacho a la N-125 nos cruzamos con esta numerosa concentración motociclista, con el tráfico neutralizado por policía a la cabeza.

Esperando un bocadinho el paso de la comitiva motorista


  


De Moncarapacho a la Ecovia Litoral

En la marisma cercana a Fuseta y en general en el tramo de la Ecovía que discurre por tierras de Tavira, pegado a la costa, la presencia del agua parecía apaciguar el calor.
En el Parque Natural da Ria Formosa, cerca de Fuseta

Helado de alfarroba e laranja en Tavira
Otra vez a buscar agua fresca y en Tavira, mientras Antonio da cuenta de su enésimo pastel de belem yo degusto un helado de nuevos sabores.

La Felt F65X de Antonio, aún más bikepacking
En estas dos etapas cicloturistas volvimos a tener la oportunidad de revalidar que la opción del bikepacking (bolsas cogidas a la bici con arneses, correas o velcros) es acertada y que cada vez estamos más convencidos de su idoneidad para este tipo de viajes.
Merienda en supermercado Corvo de Castro Marim al finalizar
Datos: Distancia 103 km / Tiempo en movimiento 5:31, tiempo total 7:34 / Velocidad media 18,5 km/h
La ruta en GARMIN

Gravel & Bikepacking a ALTE

Un viaje ligero, de fin de semana, es una experiencia interesante. La belleza de este tipo de recorridos de pocos días, especialmente cuando se monta en bicicletas con neumáticos relativamente delgados (35-40c), está en la facilidad par cubrir gran cantidad de terreno rápidamente, aprovechando al máximo el tiempo. Y al ser este un viaje cicloturista parido por Gravel Café, las características que lo adornaban eran las propias: bicicletas gravel/ciclocross, bikepacking, equipaciones a juego y Algarve.


El punto de partida era Castro Marim, pueblo cercano a la orilla del Guadiana y el destino la aldea de Alte, en el centro geográfico del Algarve.

La primera parte del recorrido nos llevará desde el litoral a la sierra, rodando en dirección NW, con una refrescante viento que mantuvo la temperatura por debajo de veinte grados.

En la sombra, esperando a Antonio que se había pasado de largo el cruce de Umbrías de Camacho a Beliche

En el primer avituallamiento, después de 2:15 de pedaleo, contamos con fruta muy conveniente después de un sesión continuada de subidas.

En dirección a uno de los puntos más altos de la jornada y excelente mirador panorámico de la costa SE algarvia, particulamente el concelho de Tavira.

Pedalebamos por las carreteras de la Sierra de Alcaria do Cume en dirección Oeste hasta pasar Malhada do Judeu, a partir de donde abandonamos el asfalto para adentrarnos en un tramo de campo, con características más propias para bicicletas de montaña, con el que evitábamos un rodeo de treinta km.


El track no estaba bien construido y pronto nos percatamos de que tendríamos que abandonarlo (nos guiaba por ese empinado tramo de la foto de arriba) y consultando Google Maps localizamos el camino que, pasando por Fronteira, nos llevaría hasta Cerro do Gavião.
Barranco da Altura





Ribeira de Fronteira
Fronteira, es un monte semiabandonado


Es parte de la subida, una de las más duras del día, desde Fronteira a Cerro do Gavião, con más de 34 grados, allí Antonio aprovecha una de las pocas sombras del camino, eso fue poco después de que en mi espalda sufriera la dolorosa picadura de un tábano


De Parizes, donde hicimos un alto para comer un poco en el bar O Fortes, a Barranco do Velho tenemos subidas y bajadas continuadas. Cuando conectamos con la N124 no sabíamos que íbamos a contar con unos de los momentos más gozosos del día, los casi diez kilómetros de descenso a partir de Barranco do Velho en dirección Salir. Maravilla de carretera orillada de árboles.

Los cafelitos de media tarde
Tras esta parada nos quedaba rematar la faena y en nuestro horizonte ya divisábamos la mole de Rocha da Pena y hacia allí nos dirigimos. Afortunadamente Antonio me esperaba junto a la Fonte dos Amuados, ya que la subida hasta Rocha me había sobrecalentado y necesitaba combatir el calor.



Refrescante la Fonte dos Amuados en Rocha da Pena

Alcanzado Alte, nos dirigimos a germano, donde recuperaríamos fuerzas gracias al buen hacer de Ana y Pedro. Empezamos con dos limonadas, seguimos con un Tour de France, con cerveja mini preta, para Antonio y una Vuelta a España y una cerveza normal para mi. Acabamos con dos medias de leite (excelentes) y dos pasteis.




Vuelta a España y Tour de France

Cafés y pasteis



Gravel Café con Pedro Pirralho en Germano biciArte 
Datos del día: Distancia 93,52 Km. Tiempo en movimiento 6:06. Tiempo total 10.18. Altura ganada 1943 m. Temperatura media 26,9, máxima 36. Velocidad media 15,3 km/h. La ruta en GARMIN

10 junio 2018

Biomecánica y gravel marismeño

Durante todos los años en los que he practicado ciclismo he procurado ajustar mis bicicletas y zapatillas lo mejor que he podido, aunque únicamente de forma autodidacta. Cómo quiera que cada vez pasó más tiempo pedaleando, ha sido recientemente cuando decidí ponerme en manos de un profesional, acudiendo a FIT2BIKE . Allí, Inés Medero y Fco. Javier Macías me trataron de maravilla. 
Después de realizar el estudio biomecánico, se introducen las distintas medidas antroprométicas en un programa informático, tuvieron en cuenta la flexibilidad de la columna vertebral y, claro, la longitud de pierna, en mi caso mayor de la que me correspondería por altura, Javier procedió al ajuste personalizado de mis dos bicicletas, modificando altura y retroceso del sillín y altura e inclinación del manillar, teniendo en cuenta los distintos ángulos (pie, rodilla, hombro, torso) además de la medición de los pies para un correcto ajuste de las calas de los pedales automáticos en las zapatillas. 
El principal beneficio que se pretende conseguir es el equilibrio entre confort-salud y rendimiento, mejorar la comodidad y tener un mayor aprovechamiento de la fuerza, así como de ausencias de molestias y prevención de lesiones.

Con Francisco Javier Macias Bonaño en FIT2BIKE

Ajuste de la cala del pedal

El sábado ruedo con la CDF después de ajustada. Antes de llegar a la Vía Verde me encuentro a un ciclista que ha sufrido una caída. Me detengo a su lado y le pregunto como está, él hablaba por teléfono y me dice que no me preocupe que lo tiene controlado. Ya en la vía verde me adelantó un tipo con maillot de Astana, ¡quizás era de Kazakhstan, porque no dijo ni pío! ¿Cómo se dirá en ese idioma hola o buenas? Hay gente tan rarita (sic).

Carretera de Malpica
Dejaré el carril verde para rodar por la A-5088 en dirección Oeste, hacia Cartaya. Cuando alcanzo la A-5053, dejó a un lado la entrada del Karting, para rodar por algunos de los muchos caminos asfaltados que existen en el termino municipal de Cartaya y allí encuentro el denominado de El Garranchal, recién asfaltado, lo seguiré hacia el Sur, luego me desvío por un camino de grava y tras una riña con varios perros que me ladraban y molestan, sigo por el campo hasta las inmediaciones del Estero del Carbón, ya en las Marismas del río Piedras.

Camino El Garranchal

grava

Marismas del Piedras

tierra

grava y marismas

Estero del Carbón, Marismas del Piedras

café en el Nautilus

Acabaré esta primera parte del recorrido sentado frente a la orilla del Piedras, en una mesa del Nautilus para tomar un plátano y un café con leche.
Río Piedras

El Rompido
Hago algunas fotos y reemprendo la marcha hacia El Portil por la A-5052, la cuesta del camping la subo mucho mejor que otras veces, en el mirador de la Flecha de El Rompido había un grupo de quads. Paso El Portil y después del cruce de la Playa de La Bota, un ciclista con el que me cruzo me saluda. Es el amigo (y seguidor de este blog) José Andrés. Abrazos y besos y como hacía tiempo que no lo hacíamos, rato de charla. Quedamos en vernos pronto para ver si logra instalar mapas en mi Garmin Edge 520. Él se va para El Portil y yo sigo para Punta Umbría, donde haré un último tramo por tierra, pasando por los Enebrales y llegando hasta el borde de Marismas del Odiel.

La perrita del amigo J. Andrés

camino en los Enebrales de Punta Umbría



Marismas del Odiel, con Huelva en el horizonte
Tras un recorrido de sesenta kilómetros, en el que había rodado por carreteras con tráfico, iba a ser en el último punto de asfalto, la rotonda de la A-5077, cuando el conductor de un BMW, que me sale por la derecha, omite su ceda el paso y me "recuerda" que hasta que no se llega a casa debemos desconfiar de los coches y estar muy atento y vigilante.
pasarela de madera y Bellavista al fondo