30 agosto 2015

El porqué de las cosas o como fue el camino hacia la Genesis Croix de Fer

Los antecedentes

  S-WORKS (antes 96er y bicipreta)


Lo que empezó siendo un proyecto de montar una bicicleta de montaña "comunitaria" con la reutilización de viejos componentes sobre un cuadro casi abandonado, con los cambios que fui incorporándole en una búsqueda de sencillez y ligereza, el camaleónico engendro que mantuve durante algunos años fue perdiendo su carácter primitivo de mountain bike y acabó pareciéndose, sin llegar a serlo, a una bicicleta cercana al concepto gravel -sobre todo por sus ruedas de 700x35c- pero en un marco que no estaba diseñado para eso, por lo que pensé que ese proyecto estaba agotado y ya quedaba poco que experimentar, más aún tras la instalación de una transmisión 1x9v, con monoplato de 30t.
 
TIFOSI  CK 7 Audax Compact Road

Por otra parte, la que fue durante varios años la bici para rutas por carretera y de cicloturismo, aunque bien mantenida, fiel y segura, en alguna ocasión había desvelado sus limitaciones, como cuando en un lluvioso día de viaje con alforjas, sus frenos se mostraron insuficientes bajando la Sierra de Monchique. 

Como no podía mezclar las cualidades de ambas en una sola (frenos de disco, geometría relajada, roscas para guardabarros y portabultos) decidí que había llegado el momento de despedirme de esas dos máquinas y buscar una nueva que pudiera reunirlas, una bicicleta polivalente, y los pasos condujeron hasta la Genesis Croix de Fer, que por cierto, toma su nombre del puerto alpino (2.067 m.) que el Tour de Francia ha recorrido en multitud de ocasiones.

Aunque el primer montaje se hizo con el aprovechamiento de los componentes de mountain bike, que fueron de la máquina llamada Bicipreta, 96er o S-WORKS, el tipo de bicicleta para el que está diseñado el cuadro GENESIS CDF requiere un montaje más de carretera, por lo que lo primero que debía cambiar era el manillar. Ello significaba abandonar el querido y cómodo On One Mary y apostar por uno curvado, para lo que elegí un PRO Compact LT. 
Seguimos con la instalación de unas manetas SHIMANO 105 5700 2x10V. Esta elección no fue sencilla, porque me planteaba  si en la nueva bici iba a mantener el triple plato, del que he sido defensor y usuario (50/40/26) en la Tifosi y para cicloturismo, o "evolucionar" hacia una transmisión 2x10v. Elegí el doble plato por sencillez y eficacia -reducción de peso y mejores cambios.

Como el dentado de los platos habituales para bielas doble compact  tienen mucha diferencia (16 dientes) me puse a buscar otras combinaciones, pero no fue fácil encontrarlas en el mercado, de modo que volví a recurrir a Lucas, para que buscara otras opciones por ejemplo con platos de 46-34.  Por ahora he mantenido los platos de 44 y 32 del Deore FC-M590,  al menos hasta encontrar bielas y platos que me gusten.
También fueron necesarios más cambios: el desviador delantero XT por un SHIMANO 105 5700, para  que los cambios de platos sean más finos y precisos. Así como cambio de cadena y cassette (un HG62-10 de 11-36T) para la compatibilidad con los mandos de 10v.

El nuevo par de pinzas JUIN-Tech R1, frenos hidráulicos accionados por cable, fue una recomendación de mi tienda de confianza Bicicletas SuperPrestigio. Una vez que las prestaciones de los frenos mecánicos parecen que no convencieron y que los modelos hidráulicos se subían de precio.


Desmontada,  para recibir nuevos componentes
También realizamos un cambio de cubiertas, quitando las de ciclocross y montando un juego más de todo terreno, la Continental TourRide de 700x28c, con un dibujo apto para cualquier superficie, protección antipinchazos y un compuesto duradero, elegida como la mejor opción precio-calidad-peso y para despreocuparme durante muchos kilómetros.

Durante el montaje casero, que hicimos Javier y yo, nos encontramos, como es habitual, con algunas dificultades e imprevistos (por ejemplo desmontar el pedalier y cambiar las arandelas de las cazoletas de lado, imprescindible para que el nuevo desviador trabajara bien), pero que con constancia y dedicación logramos acabarla y dejarla lista para su primera salida dominguera.

Acabada de montar con nocturnidad
¡Vale, qué esa cinta de manillar puede no ser la más bonita ni la que mejor le vaya, de acuerdo! Pero la tenía en casa y quería aprovecharla. Ya habrá momento de cambiarla.


Y quiero acabar esta entrada agradeciendo a todos los que han colaborado a que mi pasión por las bicis aumente con esta máquina especial para mi. Unos con sus comentarios, otros con el aporte de piezas (Lutgardo y Quino) y especialmente muchas gracias a Javier Ordieres, por su disposición y buen hacer.

Mucho más entonada con la cinta de manillar Bontrager Gel Cork

Mandos 2x10 de Shimano 105 (grupo mítico)

2 comentarios:

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

Bonito el recorrido hasta llegar donde estás... aunque no sé por qué me da que esto es solo una etapa del camino jeje
Que la disfrutes :-)

Algarvío dijo...

El camino está compuesto de etapas, tu lo sabes bien, y esta es una más. Espero alargarla mientras la disfrute. Saludos, amigo.