26 mayo 2010

4. Zambujeira do Mar-Lagos (20 de mayo)

Nos levantamos al amanecer y dejamos el Monte das Alpenduradas sin probar su seguramente abundante y variado desayuno, pero lo servían a partir de las 9 y era demasiado tarde para la etapa que teníamos por delante. Cuando llegamos a la plaza de São Teotónio tan solo encontramos un bar abierto, que por cierto no era el mejor, y a las 8 de la mañana habiamos tomado cafe y torradas, que completamos en otro bar que acababa de abrir con zumo de naranja y dulces.

 

El Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina (PNSACV) se extiende desde São Torpes a Burgau, en una franja costera con más de cien kilómetros y 131. 000 hectáreas. Es una de las costas más vírgenes de Europa, con paisajes espectaculares y un importante ecosistema donde conviven gran diversidad y riqueza de flora y fauna.

El Río Seixe o ribeira de Ceixe marca la división entre el Alentejo y el Algarve por su lado Oeste e inmediatamente después de cruzarlo pusimos rumbo hacia la praia de Odeceixe, por una carretera de pocos kilómetros a lo largo de un valle verdeante de campos que van siendo progresivamente sustituidos por el terreno aluvial y pantanoso. La playa es una amplia lengua de arena clara entre el mar y la ribera que desagua por el extremo norte, donde se forman varias lagunas de aguas bajas, y es uno de los lugares más especiales de esta hermosa y todavía salvaje costa.


Al llegar a Aljezur hicimos un alto y en el mercado compramos una melona que nos comimos a la sombra. Después continuamos pedaleando por la N-120, que pronto abandonamos por la más tranquila N-268 en dirección a Bordeira y Sagres.
Hacemos un almuerzo ligero en el restaurante “O Sitio do Rio” de Carrapateira y luego bajamos un poco más para acercarnos a la praia de Amado, famosa por sus olas, lo que justifica la presencia de escuelas de surf y bodyboard, y lugar frecuente de competiciones de esos deportes. Allí completamos la comida con helados y café.

El resto de la etapa lo hacemos casi como si se tratara de una contrarreloj, porque nos habíamos propuesto subir al tren que partía a las 16.19 de Lagos para Faro. Desde Vila do Bispo hasta Lagos circulamos por el amplio arcén de la N-125, por un terreno quebrado y con viento de Levante de cara y alcanzamos la estación de ferrocarril pocos minutos antes de la hora fijada para la salida del tren.


Total Km. 108. Tiempo de pedaleo 5 h. 54’, con un desnivel de 869 m.

No hay comentarios: