11 mayo 2008

Explorando desde Azinhal


Había preparado una nueva ruta estudiando una vieja carta geográfica de Portugal, escala 1:50.00, la 50-D, edición Sept. 1964, y también con la visualización de los caminos en Google Earth.
La mañana del domingo se presentaba con viento fuerte del NW en Azinhal. Después de desayunar en el Cafe Casa Pinto nos dirigimos hacia el E en busca del Río Guadiana y pronto veremos la orilla española, donde sigue creciendo "el pelotazo urbanístico" Costa Esuri, el puente internacional y en el horizonte el oceano.
Cuando alcanzamos el sapal de la Rib.ª de Beliche JO tiene que parar para aliviar sus dolores intestinales y algo inusual, nos cruzamos con un ciclista, un poco más adelante encontramos su bolsa de sillín caída en el camino, que dejamos colgando de una rama de acebuche. Con la ribera a la izquierda nos dirigimos hacia el W y poco antes de llegar a Horta do Vinagre, JO se retrasa debido a sus problemas estomacales.
El viento nos ayuda en la subida hacia Vale Andreu, pero JO sigue con su calvario y decide abandonar la ruta y volverse para Azinhal. JA y yo continuamos según lo previsto y seguimos el camino hacia Monte do Barranco, para bordear el Barragem de Beliche casi hasta la llegada a Tanoeiro.
A partir de donde seguimos por un valle, con tramos del camino muy bonitos, cruzando varias veces la misma ribera, para pasar por el monte de Fonte Chico y acabar subiendo hasta Cortelha, donde paramos a comer, con más de 22 km en las piernas.
Subimos hasta Marroquil y alli decidimos cambiar los planes, para que JO no tenga que esperarnos mucho, y seguimos por asfalto hacia Corte Gago, luego rápida bajada hasta la Rib.ª de Beliche y dura subida hasta Corujos, donde volvemos a la tierra batida para seguir el camino hasta Brenhosa.
Después otro poco de asfalto y de nuevo al campo para llegar hasta Portela Alta de Baixo y más adelante hasta Murteira de Cima, a partir de donde buscamos cruzar la estrada Ic27. Sobre el puente saludamos a un grupo de bikers portugueses, algunos conocidos de otras rutas, y después nos divertimos con una larga bajada antes de subir hasta Piçarral, desde d0nde ya solo nos falta un último repecho duro para llegar a Azinhal y allí, al lado del coche, sentado sobre la acera y tomando el sol, encontramos a un abatido JO, que sigue con su mal cuerpo.
Unas cervezas en una tasca, las máquinas al portabicicletas y rumbo pa casa en la Chrysler Voyager.
Buen día de btt, descubriendo nuevos caminos, disfrutando del paisaje, relajando tensiones, superando cuestas, lástima que JO no pudiera disfrutarlo. Quedaremos para una nueva ocasión y que también se sumen los otros Trípodes: MD y PT.

No hay comentarios: